esquema del origen del contrato internacional

Contrato de Compraventa y de Agencia

Continuando con la serie de artículos sobre Contratación Internacional, vamos a pasar a ver los diferentes Acuerdos y Contratos que existen. 

I. CONTRATO DE COMPRA VENTA INTERNACIONAL EN FIRME

Las transacciones comerciales internacionales constituyen la principal manifestación del sistema económico, las cuales en las circunstancias globalización y bajo un sistema de comercio y producción hacen necesario que desde el principio exista el contrato, para permitir estructurar procesos adecuados que se adapten al movimiento continuo de mercancías.

El Contrato de Compra Venta Internacional es el factor principal de la transacción comercial, constituyéndose en el punto de partida del comercio internacional e instrumento jurídico.

Este instrumento se constituye bajo normas que definen los procesos de importación y exportación; asimismo constituye el acuerdo de voluntades, con fines lucrativos y como base el intercambio de mercancías lícitas, entre partes cuyos centros operativos se encuentran en países distintos.

El contrato es un documento simple, sin embargo implica una serie de fases hasta su ejecución. Podemos verlas en el gráfico siguiente:

_esquema del origen del contrato internacional

Con el propósito de establecer reglas comunes para la compraventa internacional, la Organización de las Naciones Unidas propuso una reglamentación general y simple. Se conoce como la “Convención de las Naciones Unidas sobre los Contratos de Compra Venta Internacional de Mercancías“, adoptada el 11 de abril de 1980.

Como vimos en el artículo anterior este  Convenio está referido a la Compra Venta Internacional de bienes entre partes que tengan sus establecimientos en estados diferentes.

Un contrato de compra venta internacional no es estándar. Hay infinidad de tipos de contrato, con diferentes números de cláusulas (que siempre dependerán de la naturaleza de la operación y de los acuerdos a los que lleguen las partes) y en diversos idiomas.

Para todos los casos hay una adaptación de un contrato. Lo fundamental es recoger los derechos y obligaciones de ambas partes, recogiendo también situaciones previsibles o imprevisibles que pudieran ocurrir en la operación comercial.

Existen una serie de cláusulas que no están bien definidas o, mejor dicho, dejan demasiado lugar a la interpretación. Ya las vimos en las fuentes del derecho pero las citamos brevemente:

–          Deber de mitigar daños.

–          Hardship.

–          Tiempo razonable.

–          Fuerza mayor.

Es evidente que en algunas de estas cláusulas no podemos recoger todos los supuestos (sobre todo en la de fuerza mayor) pero otras que sí; como la responsabilidad exacta dentro del deber de mitigar daños o establecer lo que se considera tiempos razonables.

II. CONTRATO DE AGENCIA INTERNACIONAL

Una de las vías de comercialización más frecuentes utilizadas por las empresas que se inician en el comercio exterior es la del agente.

El contrato de agencia se encuadra dentro de los genéricamente conocidos como contratos de intermediación, como los contratos de representante-asalariado, comisionista y distribuidor.

Mediante el contrato de agencia, nos obligamos frente a nuestro proveedor de manera continuada a cambio de una remuneración a promover actos y operaciones de comercio y a concluirlos por cuenta ajena  como intermediario independiente, sin asumir, salvo pacto en contrario, el riesgo de tales operaciones. Es decir, que negociaríamos con clientes la comercialización y venta de los bienes del empresario, del cual recibiríamos una comisión pactada en el contrato de agencia. La facturación la realizaría, en principio, la empresa.

La promulgación de la Ley 12/1992 sobre el Contrato de agencia (LCA) supuso la tipificación de este contrato en el ordenamiento jurídico español. Esta ley transpuso la Directiva 86/653/CEE de 18 de diciembre de 1986, la cual, a su vez, es una síntesis de diversas concepciones jurídicas, como la anglosajona, pero con predominio del derecho alemán, que fue el primero en regular este contrato. La LCA completa las normas de la Directiva y ha de ser interpretada de conformidad con ésta.

La Directiva 86/653 CE, de 18 de diciembre de 1986, regula básicamente tres aspectos clave: que se entiende por derecho a remuneración por su intermediación y el derecho a ser indemnizado, así como el correspondiente preaviso para resolver el contrato.

 _

Principales características:

  1. Se trata de un contrato consensual, bilateral, de naturaleza mercantil.
  2. El agente es autónomo e independiente, siendo libre en la organización de su trabajo y actividad profesional.
  3. Los servicios que presta son de promoción y comercialización, concluyendo contratos de venta en nombre y por cuenta del exportador.
  4. Los servicios son prestados de manera continua y duradera
  5. La contraprestación a su gestión de intermediación está retribuida generalmente por una comisión.
  6. El agente no responderá del riesgo y ventura de las operaciones de venta o de compra que realice por cuenta ajena.
  7. La formalización del contrato se hará por escrito, a instancia de cualquier parte que lo solicite.

_Obligaciones del agente:

a)      Actuar con una diligencia razonable: es responsable ante el exportador de cualquier pérdida y daño que le cause por incumplimiento de esta obligación

b)      Rendir cuentas al exportador: obligación que deriva de llevar adecuadamente la contabilidad de todas las operaciones en la forma prevista en el contrato de agencia o a requerimiento de éste

c)      Facilitar toda la información sobre hechos relevantes con los clientes extranjeros

d)      No aceptar ni obtener beneficios ocultos

e)      No divulgar información confidencial

Obligaciones del empresario:

a)      Pagar las comisiones

b)      El abono de indemnizaciones del agente por clientela o por daños y perjuicios

c)      El pago de comisiones de pedios procedentes del territorio del agente en exclusiva, pero no gestionados directamente por el agente

d)      Pago de comisiones por repeticiones de pedidos

 _

El contrato de agencia podrá pactarse por tiempo determinado e indefinido. Si no se hubiera fijado  plazo, se entenderá pactado por tiempo indefinido.

 _

RIESGOS

1.- Que el importador no ponga a disposición con antelación suficiente y en la cantidad apropiada, los muestrarios, catálogos, tarifas y demás documentos necesarios para el ejercicio de nuestra actividad profesional

2.- Que el importador no haya proporcionado todas las informaciones necesarias para la ejecución del contrato de agencia y, en particular, hacernos saber cuando proceda que el volumen de actos u operaciones será sensiblemente inferior al que hubiéramos podido esperar.

3.- Que no pague la comisión pactada de acuerdo con el sistema escogido, que podrá consistir en una cantidad fija, en una comisión, normalmente pactada en función del volumen de ventas, o en una combinación de ambos sistemas.

4.- Que no comuniquen en el plazo establecido la aceptación o el rechazo de la operación comunicada

5.- Que no faciliten la mercancía en el tiempo estipulado

6.- Que intenten servir directamente a los clientes del agente sin pagar la comisión pactada. Como se ha mencionado anteriormente, el importador deberá pagar comisiones por pedidos procedentes del territorio de exclusiva del agente, así como por repeticiones de pedidos.

7. – Este sistema, si bien tiene el riesgo de reducir la capacidad de control de la empresa en un país/mercado (pone sus productos en manos de otros), este riesgo queda minimizado si la empresa posee información previa del agente, firma un contrato que le garantice la respuesta positiva del agente y realiza un seguimiento periódico de su actividad.

El Contrato de Agencia prima sobre cualquier otra ley o convenio internacional en el ámbito europeo. La directiva 86/653 y la ley 12/1992 que regulan el contrato de agencia tiene un carácter imperativo, incluso frente a clausulas de elección de ley aplicable, salvo que se prevea expresamente en la directiva, o la ley que la adapta, la protección del agente es imperativa. El propósito de la directiva es la protección del agente que es la parte débil.

Añadiendo en las clausula del contrato que cualquier discrepancia se resolverá en la corte de arbitraje de la CCI, resultaría muy complicado romper el contrato de agencia.

 _

Contrato de Comisión

Es una variante del contrato de Agencia, en la que participan dos figuras:

1-      Comitente: es el que encarga a otro la compra o venta de mercancías en plaza distinta, al que deberá abonar una comisión, salvo pacto en contrario, así como los gastos y desembolsos efectuados en la realización del negocio.

2-      Comisionista: es el que se obliga a prestar algún servicio o hacer alguna cosa una vez aceptado el encargo, con la facultad de suspender la ejecución mientras no reciba la provisión de fondos, salvo que se hubiese comprometido a anticiparlos.

El comisionista actúa siempre por cuenta del comitente y sólo actuará en nombre propio cuando esté autorizado por el comitente. A diferencia del contrato de Agencia, se trata de operaciones puntuales, en las que debe rendir cuentas específicas y justificadas, reintegrando al comitente el sobrante. Además, los riesgos que conlleva el uso del dinero que el comisionista tiene en su poder serán de su cuenta.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Legislación Internacional del Comercio Exterior

About these ads

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *