sucursal y filial - tabla características

Contratación: Sucursal Vs Filial en el Mercado Destino

SUCURSAL EN EL MERCADO DE DESTINO

 La también llamada delegación constituye la forma más sencilla y de menor coste para implantarse en el exterior. Consiste en una oficina de ventas que actúa como extensión de la empresa en un mercado exterior, pero sin personalidad jurídica ni capacidad para realizar operaciones en nombre propio. Las instalaciones son muy reducidas – en ocasiones se dispone de una sala de exposiciones (showroom) o de almacén – y el personal se limita a muy pocas personas: delegado, secretaria de dirección y personal administrativo.

Desde el punto de vista comercial, la delegación ejecuta la política diseñada por la matriz, en particular, la relativa al control y animación de la red de ventas. Las labores administrativas incluyen la transmisión de pedidos a la matriz, la gestión logística y aduanera, las entregas locales y el seguimiento en el cobro de las operaciones. La sociedad matriz factura a los clientes que residen en el país y, por tanto, asume el riesgo.

A menudo la delegación constituye una forma de implantación provisional que permite conocer in situ el mercado, profundizar en la relación con los clientes existentes, acceder a nuevos clientes y analizar la rentabilidad de una implantación definitiva a través de una filial comercial.

FILIAL EN EL MERCADO DE DESTINO

Es un establecimiento permanente, con una razón social y personalidad jurídica propia, controlada por la sociedad matriz, si bien actúa en el mercado en nombre propio, asumiendo el riesgo de las operaciones. La filial compra los productos a la matriz y los revende en su mercado.

La principal razón de ser una filial comercial es beneficiarse del conocimiento y relación directa con el mercado. Al constituirse como una empresa local, la aceptación ante los clientes será mayor que en el caso de la delegación ya que hay una integración permanente con el mercado, se demuestra la voluntad de permanencia en el país, existe una mayor continuidad en el servicio y una mejor adecuación a la normativa y los usos comerciales locales.

Para la matriz, la creación de filiales supone una simplificación de las operaciones administrativas y logísticas ya que las entregas y la facturación en ese mercado exterior se realizan a nombre de la filial, que pasa a ser el único cliente. La filial se encarga de canalizar todos los pedidos de compra en su mercado y vende directamente a los clientes, es decir, asume las actividades que realiza un importador-distribuidor. Las funciones operativas que realiza la filial son más amplias que las de la delegación y, además, tiene atribuciones en el aspecto financiero y fiscal del negocio. Por lo que se refiere a la repercusión fiscal, una alternativa a la filial comercial es el establecimiento de sucursales que, de acuerdo  a la normativa de ciertos países, tiene una menor repercusión fiscal.

sucursal y filial - tabla características

Alternativa sucursal/filial

Esta es una de las cuestiones previas a la inversión que la empresa potencial inversora en el exterior debe decidir. Si bien desea materializar su inversión a través de una sucursal (también denominada delegación) o de una filial. Esta decisión dependerá de diversas consideraciones pero, dentro de ellas, no pueden ignorarse los aspectos fiscales que pueden tener importancia.

Cada una de las dos fórmulas presenta ventajas e inconvenientes. A la hora de valorar las dos alternativas con criterios estrictamente fiscales, habrá que tener en cuenta dos aspectos:

-Tanto filial como sucursal tributarán en el país de origen, por el Impuesto de Sociedades, por el beneficio del contenido.

-Además la filial dará lugar, en muchos casos, a un impuesto sobre los dividendos repartidos, mientras que la sucursal no, salvo en los Estados que gravan la transferencia de sus beneficios. España sí los grava, salvo cuando la matriz reside en un país de la Unión Europea o en uno con el que tenga firmado un convenio para evitar la doble imposición internacional en el que no se establezca expresamente lo contrario.

El elemento diferencial del gravamen de los dividendos, frente a la previsible ausencia de gravamen adicional de las rentas transferidas por la sucursal, haría preferible esta figura a la de filial. No obstante esta ventaja no existe en los casos de sucursales abiertas en la UE o en países con los que España mantiene un convenio de doble imposición.

Por otra parte, las sucursales, dada su carencia de personalidad jurídica, no cabe aminorar su beneficio por la vía del pago a la matriz de cánones, intereses, etc. Aunque sí pueden pagar servicios de apoyo a la gestión en concepto de “participación en gastos generales de la casa matriz”.

En el caso de pérdidas, la sucursal las integra inmediatamente en la base imponible de la casa matriz, mientras que la filial sólo puede dar lugar a la provisión de la cartera de valores.

Algunos de los convenios firmados por España establecen que las rentas obtenidas a través de establecimiento permanente en el extranjero sólo tributarán en el Estado de la fuente. Si esa tributación fuera inferior a la española sería interesante disponer de sucursal. Todo ello si no fuera posible acogerse a los mecanismos que conducen a la exención en España de esas rentas.

Si la empresa en el exterior va a operar con terceros países conviene recordar que la sucursal no puede acogerse a los convenios de doble imposición que el Estado donde reside tenga firmados con estos países terceros.

En caso de liquidar la inversión obteniendo una plusvalía la producida en la sucursal tributa normalmente en el país de origen, mientras que la obtenida en la filial tributa en el país donde esté ubicada.

Otra diferencia es que la inversión en filiales puede generar el derecho al aplazamiento de la tributación en virtud de la deducción por la implantación de empresas en el extranjero, no así la inversión en sucursales. Y lo mismo cabría decir en relación con la dotación por depreciación del fondo de comercio financiero, nunca aplicable a las sucursales y si, en ciertos casos, a las filiales.

Finalmente, si los beneficios repatriados a España fueran a ser objeto de gravamen diferencial en nuestro país, la figura de la filial permite el aplazamiento sine die de tal tributación por la mera vía de no repartir dividendos, cosa que no ocurre con la sucursal. Aunque ya sabemos que tal tributación diferencial no podría existir.. no obstante, habría que considerar la posibilidad de la aplicación de los regímenes de transparencia fiscal internacional, que para las rentas imputables en transparencia neutralizaría la ventaja del aplazamiento.

En cualquier caso, antes de elegir entre una alternativa u otra, habrá que hacer una comparativa entre el impacto fiscal que tiene cada una de ellas en función del país elegido y tener en cuenta criterios de carácter comercial, financiero y logístico.

sucursal y filial - comparativa fiscal

About these ads

5 Comments

  • Jose Ramón dice:

    Hola: Estudiante debe presentar trabajo de investigación sobe Filial, Subsidiria y Sucursal. Pero su enfoque debe ser con inclinación desde el punto de vista del derecho mercantil.

    Este bosquejo me puede servir, pero requiero de mas información, sera que me puedan apoyar.

  • Ariel dice:

    hola! disculpe si soy atrevido, se que esto no traera ninguna renumeracion economica a usted, le envie un correo donde le adjunte mi perfil de carrera, cree que podria apoyarme con algun conocimiento que usted tenga en relacion a mi perfil.

  • Carolina dice:

    Explicación muy clara y con muchos matices entre una fórmula y otra. Con las diferencias, ventajas e incovenientes descritos de una forma sencilla. Muchas gracias por compartirlo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *